Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine

A veces las ideas más simples son las que más éxito tienen. En los videojuegos es un hecho probado que un desarrollo complejo, un nivel técnico apabullante o unos gráficos cuidados no son garantía de que un título vaya a ser adictivo y divertido. Por el contrario tenemos otras creaciones más sencillas y pobres en lo que a aspectos técnicos se refiere que consiguen enganchar a cantidad de usuarios por su jugabilidad y capacidad de mantenernos entretenidos. El género de los “puzzles” es un gran ejemplo de ello, juegos como Tetris, Puzzle Bobble, o Mr. Driller han sido éxitos rotundos tanto en los salones recreativos como en sus diversas adaptaciones a sistemas domésticos.

Y precisamente el titulo del que hablamos hoy, Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine sigue esa misma línea. El juego en realidad es una adaptación para las consolas de Sega de Puyo Puyo, un “puzzle” algo menos popular que los mencionados anteriormente pero que gozó y goza aún de un éxito notable y que ha sido portado a máquinas recreativas y multitud de sistemas domésticos. Diseñado por Compile en 1991, (reputada compañía nipona durante los 80 y 90 y creadores de la saga Aleste-Power Strike que salieron entre otros en Master System) se trata del clásico planteamiento puzzle en el que debemos evitar que un rectángulo que ocupa buena parte de la pantalla por el que caen objetos desde la parte superior se llene de estos eliminándolos cuando conseguimos agruparlos bajo alguna condición especial, pudiendo controlar la rotación y dirección de cada pieza durante la caída: Como se aprecia, es un desarrollo similar al de otros juegos clásicos como Tetris o Columns.

A este clásico desarrollo de juego de puzzles se le añadió una estética y argumento basados en la por entonces exitosa serie de dibujos “Adventures of Sonic the Hedgehog”. Producción animada de creación estadounidense conocida por cualquiera que fuera niño en los 90 que narraba las aventuras de Sonic y Tails en el planeta Moebius. El título apareció bajo esta licencia en los mercados occidentales donde la imagen de la serie era mucho más popular de cara al marketing que lanzar el juego como un Puyo-Puyo más, de modo que en las navidades del 93 Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine llega a las estanterías de las tiendas en sus versiones para Mega Drive y Game Gear. Unos meses después, en el verano del 94 y con la intención de apurar al máximo la escasa vida que por entonces le quedaba a nuestra querida Master sale al mercado la versión para la 8 bits de sobremesa.

El trasfondo de la historia es quizá, algo rebuscado. Robotnik como buen villano odia las cosas bonitas y bellas, entre ellas la música y la diversión. Su bizarro plan para deshacerse de estas consiste en transformar a unas pequeñas criaturas con forma de alubias que habitan un lugar llamado “Beanville” en robots secuaces mediante una sofisticada máquina. La única forma de pararlo es haciendo desaparecer a las alubias. Extraño argumento si, pero saliendo en defensa de Sega podemos añadir que es complicado darle sentido a algo tan abstracto como un juego de puzzles. Y de todas formas ¿acaso lo necesita? En fín, sigamos con el análisis.

En lo que se refiere al juego en sí, la base de Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine consiste en hacer desaparecer las piezas de colores que caen desde la parte superior de la pantalla para evitar que esta se llene de ellas. Cada una de de las piezas esta compuesta por dos alubias cuadriculadas de colores que podemos rotar hacia la izquierda o derecha pudiéndolas depositar en sentido vertical u horizontal. Al juntar cuatro alubias de forma que al menos siempre haya dos de ellas tocándose entre sí estas desaparecen. Así de sencillo y adictivo.

Evidentemente, un buen planteamiento no es nada, si no constituye un desafío, lo que se traduce en modos de juego que nos hagan picarnos con la máquina u otro jugador. En el caso de Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine tenemos los siguientes:

  • Scenario Mode: Es el modo de juego principal, tenemos que derrotar a 12 de los robots “tontacos” de Robotnik haciendo que su pantalla se llene de alubias antes que la nuestra. Los rivales son cada vez más difíciles de derrotar hasta la batalla final con Robotnik. Afortunadamente se nos facilitan passwords antes de cada nivel.
  • 1P VS 2P Mode: Es un modo versus entre dos jugadores, al igual que en el anterior el objetivo es llenar de alubias la pantalla del contrincante.
  • Exercise Mode: En esta modalidad jugamos solos, sin competir contra la máquina u otro jugador, podemos elegir el modo de dificultad y el objetivo es durar el máximo tiempo posible. Como en un Tetris o un Columns de toda la vida.
  • Puzzle Mode: Consiste en una serie de fases en las que inicialmente aparecen en la pantalla una serie de alubias de colores. Debemos completar las instrucciones que se nos piden como “eliminar las alubias de un determinado color”, “eliminarlas en lineas horizontales”, etc. para avanzar entre fase y fase.

En los dos primeros modos de juego mencionados anteriormente existe una característica que incrementa la dificultad y a su vez la adicción al juego. Si realizamos una serie de combinaciones rápidas que nos quiten de un porrazo un buen número de alubias encadenando varios grupos de 4 seguidos se enviarán al rival (humano o no) una lluvia de alubias transparentes que solo desaparecerán si alguna alubia adyacente es eliminada de la pantalla mediante la combinación de otras cuatro del mismo color. Del mismo modo nuestro rival nos puede hacer la puñeta si es él quien hace un “combo de alubias”. Este simple hecho hace que la jugabilidad y los piques se disparen, convirtiendo una partida a Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine en algo realmente divertido.

A nivel técnico, comos se puede presuponer, el juego no destaca demasiado, el apartado sonoro es correcto sin más, melodías normalitas y efectos sonoros del montón, Los gráficos, salvo la intro de presentación y la pantalla donde aparecen los robots a los que debemos derrotar en el Modo Escenario son bastante básicos, no hay scroll, no hay alardes técnicos. Es un juego de puzzles. Todo esto no quita que sea un cartucho muy divertido, duradero, muy jugable y que ha envejecido bastante bien. Hoy por hoy enchufar la vieja Master a una tele, conectar un par de control pads y echar unos piques con un colega al juego es una opción bastante recomendable. El único “pero” es que conseguir el juego original si no lo tenemos ya nos puede costar entre 60 € y 70 € que son los precios a los que oscila en ebay, su escasa distribución al tratarse de uno de los últimos juegos en salir para la Master, a la par que su valor de coleccionismo al ser un spin-off de la saga Sonic han incrementado su valor. No obstante, si eres aficionado a esta consola no puede faltar en tu estantateria porque posiblemente es el mejor juego de puzzles de la 8 bits de sobremesa de Sega.

NOTA MSC: 8


Anuncios

Etiquetas: , , , ,

3 comentarios to “Dr. Robotnik’s Mean Bean Machine”

  1. José Andrés Says:

    Recuerdo con cariño el juego.
    Si lo viera en buen estado ahora mismo correría a comprármelo 🙂

  2. buckyohare Says:

    En buen estado está en ebay, pero los precios están algo inflados 😦

  3. cyber2 Says:

    Yo tengo este juego para Game Gear y me parece uno de los más divertidos de su catálogo. ¡Anda que no le he dedicado horas! Un auténtico vicio y los gráficos, aunque sencillos, me parecen muy majos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: