Secret Command

Las películas de acción llevan lustros engañándonos, contándonos historias irreales y fantásticas de soldados extraordinarios que son capaces de acabar ellos solitos con ejércitos enteros. En el mundo real un solo hombre (o dos, o tres) que se enfrentara en solitario a regimientos enteros de terroristas o mercenarios malosos tendría menos futuro que Calimero en los huevos Kinder.

La relación videojuegos-cine es casi tan vieja como la propia historia del entretenimiento electrónico, no es de extrañar por tanto que la idea del valiente soldadito que se infiltra en las lineas enemigas fuera trasladada pronto a las pantallas de consolas y microordenadores, resultando algunas tan brillantes como los clásicos Green Beret, Commando o Ikari Warriors de mediados de los 80. Siguiendo el estilo de estos dos últimos títulos en 1986 Sega lanza en Japón Ashura, un arcade estilo run&gun (de avanzar y disparar a todo lo que se mueva) en perspectiva aérea en el que el objetivo es completar seis niveles mientras arrasamos a nuestros enemigos, liberamos prisioneros y esquivamos las balas que vuelan hacia nosotros desde todos lados.

El juego salió originalmente en Japón en Noviembre de 1986 con el nombre de Ashura, desarrollado por la propia Sega como la mayoría de los lanzamientos para Master System en los primeros años de vida de la consola. El título recibe el nombre del protagonista del juego: Ashura, el intrépido guerrillero que se enfrenta a malvadas milicias enemigas, opcionalmente un segundo jugador puede controlar a Bishamon, leal compañero de Ashura, resultando una divertida experiencia en modo cooperativo para dos jugadores a la que nuestra querida 8 bits no nos tiene demasiado acostumbrados. Tanto el diseño de los sprites como los nombres de los personajes protagonistas (basados en la cultura budista) tienen un claro toque oriental en la versión japonesa ¿Qué tiene esto de raro si el juego está hecho en el país del sol naciente? Pues bien, lo chocante del tema es que unos meses después del lanzamiento en Japón y aprovechando el tirón mediático de Stallone en general y de las pelis de Rambo en particular Ashura es lanzado al mercado en Estados Unidos con el nombre de Rambo First Blood Part II utilizando la licencia del segundo filme del popular personaje, el juego es exactamente igual salvando ciertos detalles como las melodías que fueron cambiadas por unas similares a la de la película homónima y el diseño de los sprites, Rambo y su compañero Zane lucían mucho mas occidentalizados y fieles al filme que en la versión original, en la imagen podemos observar la diferencia entre ambos diseños. Otra diferencia importante son las imágenes que aparecen después de completar un nivel, mientras en la versión japo aparecen motivos relacionados con la cultura japonesa y budista en Rambo First Blood Part II las imágenes guardan relación con la película.

Un poco después del lanzamiento en los USA, el juego sale en Europa bajo el nombre de Secret Command, debido a problemas con la licencia de la película no pudo ser comercializado como un juego de Rambo en el viejo continente, de esta forma los personajes y la historia del juego son los mismos que los de Ashura aunque los sprites y los protas son los de la versión americana…un lio vamos.

Pero centrémonos en el juego en sí mismo, como ya hemos comentado se trata de un arcade en perspectiva aérea en el que el objetivo es avanzar verticalmente por la pantalla mientras acabamos con los enemigos, estos son ilimitados, es decir, si nos quedamos quietos en un sitio cargándonos esbirros a diestro y siniestro aparecerán más y más según vayan siendo destruidos lo que provoca que muchas veces sea más efectivo avanzar esquivando el fuego hostil que centrarnos en acabar con todo kiski, el movimiento del protagonista tiene algún pequeño fallo como el no poder disparar hacia atrás, aunque cuando se le coge la dinámica al juego no resulta demasiado importante. Para nuestra empresa disponemos de dos armas un fusil M-60, y flechas explosivas, el primero tiene munición ilimitada, las segundas son limitadas hasta un máximo de nueve y bastantes más poderosas, ciertos enemigos como los tanques solo pueden ser destruidos con estas, así mismo serán indispensables para acabar con los lugares en los que se encuentran los prisioneros (tales como chozas o casetas), cuando rescatemos a estos, cosa que no es imprescindible para terminar el juego recibiremos una compensación en forma de más flechas. Los enemigos son variados: soldados rasos, artilleros, soldados con ametralladora etc y son abundantes lo que genera que la pantalla esté bastante poblada, por fortuna no morimos si estos entran en contacto con nosotros, solo perderemos una vida cuando el fuego enemigo nos alcance. Tampoco existe barra de energía ni nada parecido, un toque y estamos muertos. Comenzamos con tres vidas pero recibimos una nueva cada vez que terminamos un nivel.

Son seis las fases que tendremos que completar en solitario o en modo cooperativo para terminar el juego, casi todas ambientadas en un entorno muy vietnamita o muy Iwo Jima, según se mire, pantanos, islas, junglas, ciudades…el tono de guerra “oriental” se deja ver por los cuatro costados, al final de cada nivel no nos espera un jefe final como es habitual en este tipo de juegos, en su lugar nos encontraremos con un muro, barricada o barrera que nos impedirá el paso mientras hordas de enemigos comenzarán a aparecer y tendremos que dar cuenta de ellas hasta que el muro en cuestión comience a parpadear, en ese momento deberemos dinamitarlo con nuestras flechas explosivas y hacer un agujero para huir y terminar el nivel. Si conseguimos llegar al final del juego nos enfrentaremos a un muro más “vivo”, una cabeza gigante fuertemente defendida y bastante difícil de derrotar. En general la dificultad del juego es elevado acentuándose sobre todo en las dos últimas fases y especialmente en el final boss.

Técnicamente el juego destaca por su colorido gráfico y la cantidad de sprites en movimiento en pantalla, además de una jugabilidad bastante atractiva, aunque el sonido no es nada del otro mundo, pegadizo al principio y repetitivo después. Podemos afirmar sin ninguna duda que Secret Command es uno de los mejores juegos de la primera hornada de títulos de la Master además de uno de los mejores juegos para dos jugadores en cooperativo de la máquina lo que ha llevado a Nintendo a comercializarlo dentro del catálogo de la consola virtual de Wii (Sega, con lo que has sido…). Para los fans de este tipo de arcades siempre existirá la discusión de si hay otros juegos mejores del estilo en la consola, quizá Mercs o Time Soldiers…ya hablaremos de ellos otro día.

NOTA MSC: 7,5



Anuncios

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: